Los rellenos faciales permiten devolver el volumen original al rostro y eliminar la flacidez sin necesidad de cirugía y con un diagnóstico personalizado.

rellenos faciales

Este deterioro se traduce en la aparición de líneas de expresión que, con el uso y desgaste, darán lugar a las arrugas que surgen en distintas zonas como las periorbitarias (alrededor de los ojos), las peribucales (alrededor de la boca), en el entrecejo, en las comisuras labiales o en el “rictus” o surco nasogeniano. La edad pone también de manifiesto otros problemas que afectan a la armonía estética de la cara como la pérdida de volumen, propia del envejecimiento, en labios, pómulos, etc.

¿En qué consisten los rellenos faciales?

Existen diferentes técnicas de infiltración de materiales de relleno, y se emplean en función de la zona a tratar, como el tipo de arruga, su localización o su profundidad.

  • Técnica lineal, de trazado o de tunelización: consiste en introducir la aguja en la piel y aplicar producto a la vez que se retira el agua de la zona.
  • Técnica de depósito punto por punto: es la indicada para tratar zonas difíciles como ojeras, pómulos o sien.
  • Técnica de abanico: se hace un único punto de inyección que permite cambiar la dirección de la aguja e inyectar con facilidad y precisión.

También puede interesarle: Peeling